La demanda que casi acaba con los podcast

Una decisión de una corte de apelaciones federal puso recientemente fin a la campaña del troll de patentes “Personal Audio LLC” que esgrimía patentes como armas contra los creadores y distribuidores de podcasts.

La sentencia llega más de dos años después de que la Junta de Apelación y Prueba de Patentes invalidara la Patente No. 8.112.504 por un “Sistema para difundir contenido multimedia que representa episodios en una secuencia serializada”. Esta patente describe en términos generales métodos para la distribución de audio digital.

En 2015, Electronic Frontier Foundation solicitó con éxito a la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. que invalidara partes de ésta patente de Personal Audio, LLC , argumentando que no fueron los primeros en inventar un sistema de estas características.

La “patente del podcasting” es una de las cinco patentes que Personal Audio, LLC ha estado usando para reclamar compensaciones en múltiples demandas.

Estas patentes parecen cubrir con frecuencia “inventos” que la mayoría de las personas entienden como aspectos bastante básicos de los servicios tecnológicos, y sin embargo “Personal Audio, LLC” ha tenido éxito en el uso de su cartera de patentes para ganargrandes juicios en el pasado.

Por ejemplo, en 2011, un jurado otorgó 8 millones de dólares a Personal Audio, que demandó a Apple por una patente sobre listas de reproducción descargables.

Pero la patente de podcasting se hizo particularmente notoria después de que la compañía demandara al comediante y presentador de radio Adam Carolla por su podcast “The Adam Carolla Show” en 2013.

“¿Cómo podría una patente emitida en 2012 abarcar el podcasting, una tecnología que ha existido desde 2001?” se preguntaba entonces Dave Winer, a quien a veces se le nombra como co-creador de tecnología de podcasting.


“Estamos contentos de que el proceso de IPR haya funcionado aquí, de que se nos permitió entrar y defender el interés público”, dijo en un comunicado.

El EFF ganó el fallo inicial en abril de 2015, gracias a dos casos de arte previo. La organización de derechos digitales citó el programa científico de larga data “Quirks & Quarks” y la sala de prensa de Internet de CNN, como usos de esta tecnología que se remontan a 1996.

Los trolls de patentes

El troll de patentes es un término aplicado a una persona o empresa que intenta hacer valer los derechos de una patente que posee, esperando obtener un beneficio económico mucho mayor que el valor real que la patente tiene, a menudo usando tácticas legales discutibles.

En las economías ampliamente tecnificadas cada producto depende del uso de cientos o quizás miles de patentes durante su proceso de fabricación, empaquetado y comercialización.

Una cerradura de una puerta es un ejemplo de esto. El pestillo, los pernos, los contrapernos, los bulones y hasta la propia llave son elementos patentados. Pero el asunto de las patentes afecta mucho más allá que a los cerrajeros profesionales y las empresas de seguridad.

Los trolls de patentes a menudo no fabrican productos ni ofrecen servicios basados ​​en las patentes en cuestión. Sin embargo, algunas entidades que no practican su patente declarada pueden no ser consideradas “trolls de patentes” cuando licencian sus tecnologías patentadas en términos razonables.

Si bien en la mayoría de los casos las entidades denominadas “trolls” operan dentro de los límites del sistema legal, sus tácticas agresivas logran resultados contrarios al espíritu del sistema de patentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *